Cuando estamos enamorados intensamente tenemos la habilidad de hablar con frases bonitas, llenas de cariño, y de soñar despiertos un futuro feliz y lleno de buena fortuna. Todos los instantes junto con nuestra pareja son perfectos y sentimos el corazón latir muy fuerte e incluso crecer más allá del pecho.

Amar nos hace creer en la magia, embellece el mundo que nos rodea y, muy importante, nos ofrece la posibilidad de ser mejores día a día.